Dermatitis atópica

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica (o eccema atópico) es una inflamación crónica de la piel que produce una erupción cutánea con picor. Es más común en niños que en adultos. Esta condición es "atópica" porque no afecta un área específica; puede afectar varias áreas diferentes del cuerpo y no necesariamente donde la piel está en contacto directo con un alergeno.

Pronóstico:

La dermatitis atópica es una afección a largo plazo. No hay una cura decisiva hasta el momento, sin embargo, con un tratamiento adecuado, los síntomas pueden controlarse. En algunos casos, la condición desaparece por sí sola durante la pubertad. Si la afección se vuelve crónica, es decir, aún la padece cuando es un adulto, sus síntomas pueden volverse más severos con el tiempo.

¿Cuáles son los síntomas de la dermatitis atópica?

Cuando la dermatitis atópica comienza a mostrar sus primeros síntomas, un niño puede tener:

  • Piel seca;
  • Eritema, ampollas, costras y eccema en la piel.

Si la condición se vuelve crónica en adultos, los síntomas serán más severos y también puede sufrir de:

  • Hiperqueratosis (engrosamiento de la piel);
  • Pápulas en la piel;
  • Picazón intensa;
  • Fisuras anales , a veces con sangre;
  • Aumento de la sensibilidad a las infecciones de la piel.

¿Cómo se diagnostica?

Un dermatólogo analizará sus erupciones con:

  • Un examen físico;
  • Una prueba de parche (algunos alergenos se colocan en su piel para ver si hay una reacción a ellos);
  • Biopsia (en casos más raros, esto se hace para excluir otras afecciones potencialmente más graves relacionadas con la dermatitis atópica);
  • Prueba de inmunoglobulina E (IgE) específica de alérgeno;
  • Prueba de punción cutánea;
  • Pruebas de detección de problemas respiratorios, como asma, rinitis y rinoconjuntivitis, que pueden conducir a desarrollar dermatitis atópica.

¿Qué causa la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica es una enfermedad multicausal, es decir, una afección causada por varios factores concurrentes. Las causas más comunes incluyen:

  • Predisposición genética;
  • Una anomalía en la actividad de las enzimas que forman la película hidrolipídica natural que protege la piel;
  • Estrés;
  • Exposición a alérgenos o irritantes;
  • Transpiración.

¿Cómo se puede prevenir la dermatitis atópica?

Es bastante difícil prevenir la dermatitis atópica. Sin embargo, puede evitar que se vuelva crónica en los niños y puede tomar una serie de medidas para reducir sus síntomas (no importa cuán severa sea, independientemente de su edad):

  • Elija productos delicados para lavar y cuidar su piel;
  • Use ropa suelta, hecha de algodón, lino u otras fibras naturales;
  • Tenga mucho cuidado al elegir cosméticos y maquillaje, asegurándose de que sean libres de alérgenos y fragancias.

¿Cómo se trata la dermatitis atópica?

Su dermatólogo puede recetar:

  • Corticosteroides tópicos;
  • Cremas o ungüentos emolientes, que pueden ayudar con las erupciones en curso;
  • Antihistamínicos, antibióticos o medicamentos antivirales;
  • Fototerapia (si pudiera ser de ayuda);

Como mencionamos, muchos de estos tratamientos ayudarán a reducir los síntomas, sin embargo, los adultos con dermatitis atópica crónica probablemente nunca lo curen por completo.

¿Con qué médico debería hablar?

Para diagnosticar y tratar esta afección, deberá consultar a un dermatólogo.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..