Síndrome de dolor regional complejo

¿Qué es el síndrome de dolor regional complejo (CRPS)? El síndrome de dolor regional complejo (CPRS) es una afección en la que una persona experimenta un dolor persistente y severo, generalmente en uno de sus brazos o piernas. A veces, puede afectar otras partes del cuerpo. El CPRS no se comprende bien y sus causas tampoco se conocen bien. ¿Cuáles son los síntomas del CRPS? El síntoma principal de la CPRS es el dolor, que generalmente se siente en una extremidad. A menudo es grave y crónico. A veces, el dolor puede extenderse a otras partes del cuerpo y presentarse como ardor, escozor o punzante, acompañado de hormigueo y entumecimiento. La piel también puede verse afectada y volverse muy sensible. A veces, las personas describen que incluso el más mínimo toque en el área afectada o un pequeño cambio de temperatura puede provocar un dolor intenso. También puede haber otros síntomas que acompañen al dolor, como: Cambios en la piel: su piel puede volverse muy caliente, enrojecida y seca y, en otras ocasiones, estar fría, sudorosa o azul. Cambios en el cabello y las uñas: el cabello y las uñas alrededor del área afectada pueden crecer más lento o más rápido. Sensaciones corporales extrañas: es posible que tenga la sensación de que la extremidad afectada no pertenece al resto del cuerpo. Otras veces puede sentirse más grande o más pequeño en comparación con la otra extremidad. Inflamación y rigidez: las articulaciones de la extremidad afectada pueden sentirse quietas y la extremidad puede hincharse. Otros síntomas: espasmos musculares, temblores, problemas para dormir y problemas para moverse. ¿Cuáles son las causas de CPRS? Las causas del síndrome de dolor regional complejo no siempre están claras. Parece desarrollarse dentro de un mes después de una lesión menor o mayor, como una quemadura, corte, esguince, distensión o fractura. También se sabe que ocurre después de una cirugía en un brazo o una pierna. Después de que las personas se recuperan de sus lesiones, el dolor de CRPS generalmente se extiende más allá del sitio original de la lesión y puede ser más severo y duradero. Muchas teorías sugieren que la CPRS es el resultado de una respuesta anormal que causa el mal funcionamiento de varios sistemas corporales. Estos sistemas incluyen el cerebro y la médula espinal, los nervios, el sistema inmunológico y las arterias y venas. Algunos expertos también han sugerido que los genes desempeñan un papel en la afección que se desarrolla después de una lesión. ¿Cómo se diagnostica la CPRS? No hay pruebas específicas para CPRS. Sin embargo, existen pruebas que pueden utilizarse para descartar otras afecciones. Éstas incluyen: Análisis de sangre radiografía resonancia magnética Pruebas nerviosas Deberá someterse a un examen físico por parte de un médico y otros especialistas. ¿Cómo se trata la CPRS? No existe una cura conocida para la CPRS. El tratamiento implica el autocuidado de la afección mediante una combinación de rehabilitación física, educación y técnicas de autocuidado, medicación y apoyo psicológico. Su especialista en atención médica le ofrecerá un plan de tratamiento bien diseñado que cubra estas cuatro áreas. Después de seguir un plan de tratamiento, la mayoría de los pacientes comienzan a ver una reducción del dolor y los síntomas en dos años. Existen muchos medicamentos para ayudar a aliviar el dolor y los síntomas que lo acompañan. Su especialista en dolor lo analizará con usted. Si los medicamentos no alivian el dolor después de un período considerable, se le puede sugerir una estimulación de la médula espinal que envía pulsos eléctricos leves a la médula espinal para cambiar la forma en que percibe el dolor. Las personas que padecen CPRS tienen que vivir con un dolor continuo y prolongado que puede ser muy angustiante. Puede hacerlos más propensos a enfermedades como la ansiedad y la depresión. Por ello, es importante contar con apoyo psicológico para cuidar de su bienestar mental y evitar que otros problemas interfieran con su programa de rehabilitación. ¿Qué especialista trata la CPRS? Si bien el principal profesional de la salud que trata la CPRS es un especialista en dolor, a menudo hay varios especialistas involucrados en los planes de tratamiento debido a la naturaleza compleja de esta afección. Pueden ir desde un médico de cabecera, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, psicólogo, trabajador social y asesor laboral.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..