Biopsia hepática

Una biopsia del hígado es una cirugía menor en el cual se extrae una muestra de tejido del hígado para el análisis. De esta manera, es posible diagnosticar con precisión el estado de este órgano y para detectar enfermedades hepáticas tales como cáncer, infecciones, cirrosis o hepatitis, en los casos en los análisis de sangre anteriores, rayos x y ultrasonidos no han sido capaces de determinar la causa de el problema de hígado. Existen varias técnicas para llevar a cabo una biopsia de hígado, pero los más comunes son: la biopsia percutánea, que requiere solamente anestesia local y consiste en una punción en la pared abdominal con una aguja que tiene la luz y permite obtener una muestra de tejido hepático; trans biopsia hepática yugular, más recomendado para pacientes con alto riesgo de hemorragia, y se lleva a cabo con una aguja que se inserta en el hígado vía la vena hepática; aspiración con aguja fina, una técnica útil para el análisis de ciertas enfermedades del hígado; biopsia laparoscópica, que, a través de una incisión en la pared abdominal, permite visualizar el hígado para tomar la muestra.
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..