Inyección intravítrea

Especialidad de Oftalmología

¿Qué es una inyección intravítrea?

Una inyección intravítrea es un método de administración de medicamentos utilizado para tratar trastornos oculares, como la degeneración macular. El tratamiento consiste en el uso de medicamentos anti-VEGF, que previenen la formación de nuevos vasos sanguíneos o agentes inmunosupresores y antiinflamatorios.

¿Para qué son las inyecciones intravítreas?

Las inyecciones intravítreas pueden detener la progresión de una serie de trastornos visuales y permiten un proceso de curación postoperatorio mucho más rápido. Las condiciones tratadas con inyecciones intravítreas incluyen:

¿Qué implica una inyección intravítrea?

Una inyección intravítrea se realiza bajo anestesia local, administrada a través de gotas para los ojos, en un quirófano estéril. Un instrumento especial, el blefarostato, mantiene los párpados quietos y evita que los párpados se cierren. El médico le indicará al paciente que desvíe la vista del sitio de la inyección. El procedimiento es extremadamente rápido: solo dura unos minutos y el paciente solo sentirá una leve molestia.

La medicina se inyecta en el humor vítreo : el gel transparente que llena el ojo entre la lente y la retina (la parte posterior del ojo). La inyección administra la droga localmente, combatiendo el trastorno ocular de manera más efectiva.

Los riesgos potenciales que surgen de este procedimiento incluyen daño a la retina, pérdida de visión, inflamación dentro del ojo, flotadores, hemorragia e infecciones.

¿Cómo puedo prepararme para una inyección intravítrea?

Antes de comenzar el tratamiento intravítreo, debe informarle a su médico sobre cualquier factor de riesgo, por ejemplo, si padece alguna afección cardíaca o vascular o si es alérgico a algún medicamento .

Proceso post-operatorio

Después del procedimiento, puede volver a su rutina diaria con bastante rapidez. El médico probablemente recomendará el uso de gotas para los ojos para facilitar el proceso de curación.

El paciente deberá someterse a un chequeo durante dos o tres días y luego un mes después de la inyección, para evaluar qué tan efectivo es el tratamiento y cómo progresa su visión.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies